#TSocial y...

#TSocial y...

#TSocial y...

#TSocial y...

Una Rebelión Consciente que está pariendo a una Revolución Individual y Mundial.

Main Image Rocker by Claudio Toledo on Flickr (CC BY 4.0) adapted text on the material

Sociedad

Decir empezando que somos el producto de la educación, culturas, ideologías, religiones, políticas, sería repetir el cuento que me han dicho y me parece importante en este momento discernir el cómo ejercer mi libertad individual, como ser humano, siendo, no solo el producto de lo que soy, sino también lo que aquí y ahora soy realmente, comprendiendo lo cierto y lo falso en este personaje que soy, en esta sociedad, comprendiendo lo que es producto de mi mente, de la mentalidad colectiva y de mis propios condicionamientos. Me parece importante y relevante comprender esto para hablar de revolución.

Sé que si no logro comprenderme a mí mismo difícilmente comprenda esta sociedad, sé que si enjuicio, me resisto o me apego a esta sociedad y a mí mismo personaje, solo me inventaré o recrearé otro cuento. Soy un ser humano y lo que yo reflejo eso es la humanidad, mi familia, mi pareja, mis hijos, mis amigos, compañeros con los que me vinculo somos humanidad, somos la comunión de todos nosotros, formamos todos y cada uno esta sociedad, existe un vital vinculo, no estamos divididos de la sociedad, de la humanidad, somos el resultado, un fruto total del colectivo, existe un accionar reciproco, la comprensión de este vínculo y el accionar, que de esta comprensión se derive, creará la nueva sociedad consciente que el mundo entero necesita. Y el mundo es, en el instante en que estemos
y en el lugar donde estemos, con quienes estemos, y si algo ha cambiado o se ha transformado en nosotros habrá un impacto en ese instante, en ese lugar y en quienes nos rodean, el libreto empezará hacer otro, se reescribirá, lo reescribiremos y la transformación ira expandiéndose como una epidemia originada en muchos individuos en distintos espacios y tiempos que quebrarán tarde o temprano todo el status quo en el planeta entero. Ciertamente un ser humano no puede transformar la sociedad, la humanidad o el mundo, pero si somos muchos, definitivamente la transformación es un hecho inevitable.

Tener una mascota en la mayoría de los casos puede ayudar a comprendernos un poco, sobre todo cuando es de los animales que de alguna forma, con el pasar del tiempo y por su cercanía a nosotros se han ido humanizando un poco, como es el caso de los perros. Quienes desde niños hemos tenido la maravillosa experiencia de tener un perro desde cachorro, pudimos, si amamos a ese ser vivo, comprender a este ser, sin necesidad si quiera de que hablara. Pudimos comprender desde cuando tenían hambre, cuando no les gustaba algo, cuando intentaban hacer que le prestáramos atención a alguna cosa en particular y hasta por qué armaban una pataleta si es que lo hacían o cuando algo les molestaba, incluso hay mascotas o perritos que en un momento pudieron llegar a ser agresivos y algunos supimos como calmarlas sin maltratarle, castigarle o sacarla de nuestro hogar, a veces más atención, más afecto, cada quien comprendió que era necesario y logró armonizar con esta mascota.

Paz

Ya con los seres humanos sucede de forma mucho más compleja. Con niños y adolescentes en situación de calle y riesgo social tuve la extraordinaria oportunidad de trabajar, me encontré con situaciones como una pelea entre dos de ellos con armas blancas, y en ese momento en particular comprendía la molestia en ellos, su forma de vincularse, maltratarse, me comprendían de alguna forma ellos también a mí, y pude hacerles ver de forma rápida y sin mucho palabrerío como esa violencia era innecesaria y ellos sin ser obligados a dejar la violencia decidieron modificar su accionar en ese momento. No siempre la cosa es así ni hago dogma de eso, sin embargo, detenerlos por la fuerza, bajo amenazas, con armas, agrediéndolos quizás hubiese detenido también la acción violenta en ellos pero no hubiese sido paz, tranquilidad o calma en ellos sino sometimiento burdo y tanto o más violento que la acción, que ellos inicialmente estaban escenificando. Los hubiese llevado a la paz del miedo, que no es paz, alimentando la violencia en ellos y en mí mismo, quizás por ello en un momento no entré en una academia militar donde querían ingresara, ni en una academia policial donde también estuve cerca de hacerlo.

El hecho de forzar a alguien a ser pacifico, es inútil, todo lo que es pacificado realmente no es pacífico, ni tampoco es paz el congelamiento del sometido u obligado a no accionar de forma
violenta, de hecho, no accionar de forma violenta porque otro le obliga o contiene por la fuerza a no accionar violentamente, es algo profundamente violento. No podemos ni siquiera forzarnos a nosotros mismos a ser pacíficos, porque forzarnos a ser pacíficos es violentarnos.

Necesariamente para avanzar unos kilómetros, tenemos que empezar a caminar desde donde estemos, los primeros pasos los damos aquí, en nuestra cotidianidad, con quienes nos rodean. Resulta entonces necesario comprendernos a nosotros mismos para comprender toda la existencia y comprender que acción es correcta y necesaria, y cual no lo es, para lograr una transformación real donde la violencia no sea parte de ningún accionar, son nuestras acciones las que generan o no violencia en el mundo y cada uno de nosotros tiene su cuota de responsabilidad, en distintos niveles, pero la tenemos, y comprendiendo esto quizás nuestras acciones contribuyan a la efectiva transformación de esta dimensión de la realidad, no solo en el país sino en el planeta entero.

Comprensión

Lograr la comprensión propia, comprendernos a nosotros mismos, nos limpia, nos desintoxica de creencias e ideas que nos mantiene ebriamente alejados de lo real, lo necesario y verdaderamente significativo. Si quiero ser autentico, libre, creativo, transformarme y transformar la sociedad solo tengo que recurrir a mí mismo, tenemos que recurrir a cada uno de nosotros como a la mejor fuente de sabiduría, a nuestra esencia, a nuestra grandiosa humanidad. Podemos lograr nuestra propia comprensión vinculados a los demás, relacionándonos, sin aislamiento, estando atentos a nuestro pensar, sentir y hacer en el proceso de vinculación con los otros, dentro de esta humanidad, de esta sociedad, dentro de este mundo con todo lo agradable y lo desagradable que pueda estar inmerso en el proceso, sin el marco de referencia del tiempo lineal, porque la libertad, la transformación no es cosa de mañana sino de ahorita mismo, es tratar de vivir conscientes y atentos cada instante, como si cada instante vivido fuese el último en este mundo.

Muchos de nosotros estamos en desacuerdo con lo que hacemos, pensamos y hasta sentimos, a lo interno y a lo externo, al parecer andamos buscando algo, y ese algo que buscamos lo buscamos porque tenemos una idea de cómo debería ser ese algo y además creemos que va a generarnos una satisfacción tal que nos garantizará paz, bienestar, prosperidad, evolución, crecimiento, seguridad, etc., pasamos de una creencia a otra, de oriente a occidente o viceversa, de un dogma a otro, del norte o del sur, de una mentira a otra, de emborracharnos con alcohol a emborracharnos con dogmas de religiones o de partidos y movimientos políticos, seguimos a brujos, maestros, dirigentes políticos o religiosos, viejos y “nuevos” y al final, en el aquí y ahora, seguimos insatisfechos y quizás sin discernir lo real de lo irreal, lo presente y actual de lo deseado o recordado, nos subordinamos a condicionamientos para liberarnos de otros, buscamos “mejores” parejas, “mejores” empleos, “mejores” condiciones materiales y espirituales de existencia, buscamos desesperadamente transformar a nuestras parejas en lo que no es, buscamos razones para intentar redimensionar nuestros empleos sin valorar a los otros que hacen vida en esos espacios con nosotros, desechamos relaciones de pareja para adquirir otras, relaciones familiares, de trabajo, amigos, realizamos una búsqueda agotadora e interminable, lo que nos lleva vivir un presente lleno de conflictos y en una lucha permanente, lo que nos quita irremediablemente la oportunidad presente de contemplar, vivir y apreciar lo que es para esclavizarnos a lo que fue o a lo que no ha sido y quizás ni llegue a ser jamás. Cuando de lo que se trata efectivamente es de intentar ver lo que es, apreciar lo que tenemos, disfrutar el presente y apartar todo lo que no nos permite ver lo que realmente es. Es como apreciar y amar el hogar que tenemos para que cuando este sea más grande, cómodo, con mejores condiciones pues podamos apreciar lo novedoso de nuestro nuevo hogar. No se trata de que nos obliguemos a que algo que nos desagrade termine agradándonos, se trata de aceptar el presente y por supuesto, sin tener que tolerar lo intolerable. Se trata sencillamente de aceptar lo que hay, lo presente, asumiendo la responsabilidad de nuestro pensar, hacer y sentir, de asumir la responsabilidad de esa realidad que vivimos y reescribir, redireccionar el rumbo de nuestro timón, si es lo que así nos nace, disfrutando el presente comprendiendo que, lo que hoy es quizás mañana no lo sea, y una experiencia no deseada, desagradable, un obstáculo puede ser una oportunidad para saltar más lejos, para crear y avanzar por un nuevo sendero.

Nos interesa creer en superioridades, en maestros ascendidos, ángeles organizados casi que con jerarquías militares, extraterrestres buenos y malos, santos, espíritus santos o no tan santos, entidades superiores, hermanos mayores de otro plano u otro mundo, políticos salvadores, nos interesa más entretenernos y engañarnos con falsas superioridades para seguir subordinándonos y responsabilizando a seres “superiores” de lo que realmente es nuestra responsabilidad, para estar en la onda, moda o cultura que predomina en una coyuntura en particular. Tal cual como se presenta en una caricatura
americana, particularmente en el capítulo de South Park , donde los cienciólogos creen que en el cuerpo de Stan, por sus extraordinarios niveles, está presente Thetans, lo que lo convierte en el nuevo profeta de la Iglesia de la Cienciología, cuando Stan descubre que la cúpula de los cienciólogos sólo quieren ganar dinero a costa suya, este denuncia a la Iglesia frente a sus seguidores. Tom Cruise y el resto de los cienciólogos amenazan a Stan con demandarlo luego de escuchar su crítica a la Cienciología. En ese capítulo esos religiosos se resisten y atacan a quien pretende liberarlos de su dogma, de su creencia que además los esclaviza.

El amor real es infinito, inmedible en el tiempo y el espacio, lo que puede variar es la forma en como en un momento determinado, lo transmitimos a unos u otros. Contiene variadas dimensiones en su naturaleza, el respeto propio y al otro, la comprensión propia y hacia el otro. Cuando amas a una mascota ni siquiera lo ves como mascota sino como parte de la familia, cuando amas a alguien no te molesta sus diferencias, cuando amas la naturaleza la cuidas, riegas las plantas, contemplas maravillado las flores sin intentar siquiera cortarlas para adornar ningún espacio, cuando amas a alguien no hay superioridad ni inferioridad aunque seamos distintos, hombres, mujeres, de una estatura u otra, de una u otra contextura, joven o viejo, torpe o ágil físicamente, torpe o ágil psicológicamente, ciertamente no expresamos nuestro amor a nuestras parejas como se lo expresaríamos a una mascota, a un hijo, hija, primo, prima, madre, padre, abuelos u otro familiar, amigo o conocido, pero sin ser iguales cuando amamos honramos al otro tal cual como es, distinto y sin considerarlo inferior o superior.

Lo real, lo cierto, lo encontramos en nuestra cotidianidad no fuera de ella, es en nosotros mismos, donde está el mundo real, donde estoy yo, es quien soy realmente, en lo desagradable o agradable, sin enjuiciarnos o aplaudirnos, estando atentos, pendientes de nuestro pensar, sentir y hacer cada segundo de nuestras vidas podemos llegar a comprendernos, no se trata de renunciar a la familia, empleos, parejas, etc., no se trata de seguir abandonando, evadiendo y escapando de nuestra realidad, de lo que se trata es de no estar apegados, amarrados, de no hacer o estar por obligación, por deber, se trata es de disfrutar lo que hacemos, de estar conscientes y disfrutar de nuestra interacción con los otros, de no estar atados sino más bien enlazados armoniosamente con el mundo, la sociedad, nuestras familias, parejas, hijos, etc.

Auxilio Externo

Desde quien sabe cuándo, muchos seres humanos oramos, rezamos, meditamos, repetimos mantras hasta el embotamiento o buscamos que un amigo nos escuche, ayuda psicológica, la ayuda de un sacerdote, ministro, pastor, brujo o maestro ascendido, incluso pudiéramos buscar consuelo a través de relaciones sexuales a veces hasta de forma irresponsable, cuando sentimos que estamos en una situación no deseada, desagradable, pedimos auxilio, ayuda, apoyo a personas o entes externos, bien sea para limpiarnos de culpa por haber hecho algo que consideramos incorrecto, para recibir asistencia que nos ayude a alcanzar algo que queremos o para recibir algún tipo de consuelo, y muchos nos sentimos satisfechos luego de realizar esas acciones, ahora cuando estamos bien, conformes con nuestra realidad, alegres, satisfechos no buscamos asistencia externa sea cual sea. No voy a decir que ningunas de estas acciones están mal o bien, como al principio de esto dije, no voy a enjuiciar, pero si profundizaré en todo lo que pueda y que además sea relevante para el tema que por supuesto no quedará concluido ni agotado por mí, ni en esta, ni en futuras entradas.
Cuando mi BB estaba muy pequeña me gustaba cargarla, me movía de un lado a otro con ella en mis brazos, ella me veía fijamente y yo le
siseaba manteniendo un mismo ritmo, a veces le cantaba una canción con un tono muy suave y repetía y repetía la canción, ella terminaba felizmente durmiéndose en mis brazos mientras yo disfrutaba su calorcito, su olor particular, su armónica respiración, me encantaba muchísimo eso. Yo con mucho amor la dormía en mis brazos y ella con mucho amor lo permitía, la mayoría de las veces yo me quedaba dormido con ella. Había logrado dormir su mente y muchas veces hasta la mía, sonidos, movimientos, etc., muy rico eso, era saludable física y emocionalmente para ella dormir y hacerlo de esa forma, para mí también lo era. Ahora cuando alguien repite numerosas veces un mantra donde en algunos casos hasta lo hacen en un idioma que no es el propio, con el cuerpo en alguna posición cómoda, ¿el efecto acaso no es el mismo? en circunstancia distinta claro, o cuando
asumimos una postura de meditación y alguien la guía con una música y con un suave tono de voz, ¿el efecto no es el mismo? Quizás sea poner a dormir nuestra mente lo que estamos haciendo, pasando el switch de forma casi hipnótica y baipasear la confusión o el conflicto sea cual sea el que estemos viviendo. Cuando rezamos u oramos si hay repetición constante ¿no es eso algo semejante? Quizás no se nos duerma todo el cuerpo pero es muy posible que la mente duerma como un BB.

Me gusta hacer el amor y es uno de los eventos más maravillosos y
únicos que podemos vivir los seres humanos, sobretodo cuando se busca a través de esa comunión, transmitir y recibir amor de la persona que amamos y nos ama, hacer el amor o tener sexo para mí no es lo mismo, pero generalmente sea solo sexo o hacer el amor, se origina una satisfacción relajante que en algunos casos adormecen a quienes lo hacen, quizás en ese caso estemos también pasando un switch y mandando a dormir nuestra mente baipaseando también el conflicto o confusión interna. Muchas veces no es de ninguna de estas formas en que dormimos nuestras mentes, sino más bien a través de palabras de consuelo, discursos, sermones, olores de incienso, esencias, tabaco, marihuana, escuchando solo lo agradable que queremos escuchar, creando una ficticia respuesta a nuestro conflicto y responsabilizando a una autoridad externa sobrenatural o no, de haber brindado dicha respuesta, etc., existen muchas formas, y no digo que eso este mal o bien, solo digo que, si baipaseamos una confusión o conflicto interno, este se repetirá una y otra vez hasta que decidamos abordarlo atenta e inteligentemente sin evasión, escape, juicio, resistencia o apego.

Prestando atención a nuestras confusiones, conflictos o problemas, podemos comprenderlos y solo al comprender el problema, la solución real surgirá, sea agradable o no, solo revisemos nuestras experiencias y confirmemos si esto sucede en cada uno de nosotros. Si no podemos comprendernos aquí y ahora a nosotros mismos, con nuestras confusiones, conflictos o problemas, difícilmente podamos comprender a los otros y a esta sociedad que se construye de la convivencia de todos nosotros.

¿Para qué?

Escribo sobre esto no para fortalecer una idea en la mente de otros o en la mía, una cosa es intentar a través de palabras la facilitación o catalización de procesos de redescubrimiento o reconocimiento de verdades en sí mismos y otra es imponer una idea sea cual sea, además que somos libres de leer o no esto, de comprender o no hacerlo. Solo intentaré seguir mencionando elementos que me parecen reales sin intentar depositar o consolidar ninguna teoría o cuento, lo real es libre, vivo, dinámico, y solo puede comprenderlo cada quien por sí mismo en cada uno de nosotros. Estas palabras pueden ayudar a catalizar procesos de profundización y reflexión en quien las lee solo si cada quien así lo quiere, ni depende de mí, ni es mi voluntad que así sea, sencillamente disfruto escribir y profundizar en esto y para eso lo hago, genere, catalice o no, un proceso de reflexión en otros, así que si hasta ahora no les parece interesante lo escrito, pues hagan otra cosa que les parezca más, igual ni me voy a enterar ni me voy a sentir disminuido por eso y mis respetos hacia todo mundo es y seguirá siendo el mismo.

No es mi intención tampoco que esta sea una lectura de ayuda, no creo ni en el servilismo ni en la ayuda, respeto y reconozco a todos como seres libres, completos y capaces de caerse pero también de levantarse, cuando mucho pudiera, como dice Gurdjieff, ayudar a que cada quien se ayude a sí mismo y eso no es la tradicional acción de ayuda que termina negando al otro como sujeto de derecho y ser humano, reconozco y honro a los otros tanto como me reconozco y honro a mí mismo.

Todos los procesos de cada quien son válidos, todos y cada uno de nosotros somos libres y responsables de nuestro pensar, sentir y hacer, no reproduzco el chantaje de algunos cultos, religiones, organizaciones políticas, grupos de new age, y personajes que aseguran que si no haces una cosa u otra pues estás bien o estás mal, estas con el de arriba o con el de abajo, con dios o el diablo, enfermo o sano, que si participas o no de una u otra cosa eres más o menos humano, buena o mala persona, etc.

No asumo ni métodos ni técnicas para cambiar a nadie porque el cambio y la forma como cada quien genere sus cambios, si es que los genera realmente, es potestad de cada quien y de más nadie, decir todo esto, también me lleva a expresar que, si somos flojos a la hora de intentar estar atentos y conscientes de nuestra realidad concreta, donde estamos y con quien estamos, si no intentamos ser conscientes en nuestro presente, en nuestra intimidad, cotidianidad, con quienes compartimos espacio y tiempo, casi que pudiera asegurar que jamás transformaríamos ni si quiera nuestra relación con los seres más cercanos a nosotros y eso si eso fuera así, pues que
así sea, si es de otra forma pues que también sea, como dice Manuel Chao, sea lo que sea, pase lo que pase, no es que sea indiferente frente a otros, es que asumo, honro y respeto mi libertad tanto como asumo, honro y respeto la libertad de los otros, mi pensar, mi sentir y hacer es mi responsabilidad y como es en mí esto, así es en los otros, por lo tanto, repito “sea lo que sea, pase lo que pase…”.

Evasión de la Realidad.

Para muchos aun es más fácil evadir, es más fácil hablar de igualdad de oportunidades para las distintas clases o extractos sociales, hablar de dimensiones elevadas, paraísos fantásticos, angelicales, del reino de dios, extraterrestres salvadores, erradicar la explotación del hombre por el hombre, es más fácil hablar de todo eso que respetarnos a nosotros mismos y a nuestras parejas, hijos, familia, es más fácil todo eso que compartir y asumir equilibradamente las responsabilidades de un hogar, de una familia, es más fácil exigir la no explotación en el mundo abstracto (fuera de nosotros) que dejar de ser explotados o dejar de explotar al otro en nuestras relaciones de pareja, familias, espacios de trabajo, de estudios, en nuestro mundo real, etc.

Líneas arriba decía que si evadíamos los conflictos, baipaseabamos las confusiones y problemas, estos, se nos presentarían una y otra
vez en el camino de la vida hasta que decidiéramos comprenderlo, surgiendo con esa comprensión la solución agradable o desagradable pero la mejor para, sea cual sea el conflicto que tengamos. Otras veces no solo evadimos la realidad, sino más bien nos vamos al otro extremo y terminamos por forzarnos conscientes o no, “realidades” no tan reales. Pasa que nos hemos creído muchos cuentos y casi que los hemos grabado en nuestro ADN, el cuento que dice, por ejemplo, que en la medida en que tengamos más experiencias, somos más comprensivos, tenemos más posibilidades de transformarnos a nosotros y a nuestro entorno, creyendo esto, empezamos muchos de nosotros a forzarnos experiencias de forma planificada o aparentemente espontaneas y sorpresivas, “fortuitas” e “independientes” de nuestra voluntad y además, volvemos a señalar a otros como responsables de nuestro pensar, sentir y hacer, buscamos casi desesperadamente acumular experiencias, cuando estas no nos garantizan nuestra propia transformación, porque es imposible acumular algo vivo, si busco un lápiz es porque sé que estoy buscando y por lo tanto, lo busco y muy probablemente lo encuentre, así será mi búsqueda de experiencias, basada en conceptos, en el pasado, en ideas preconcebidas de experiencias, si busco experiencias para transformar mi vida o la de otros, estoy cuando mucho, consciente o no, reciclando experiencias y sin transformar absolutamente nada, solo estoy repitiendo historias, no estoy haciendo ninguna transformación, estaría cambiando actores y escenarios para repetir de fondo un mismo libreto, sirviendo el mismo trago en una copa distinta, por eso decía, no se trata de renunciar a la familia, empleos, parejas, etc., no se trata de que intente revivir en mí todas las experiencias vividas por toda la humanidad en su conjunto, de lo que pudiera tratarse más bien es de culminar en mí mismo creencias, dogmas y condicionamientos internos, de terminar con elementos a lo interno de cada uno de nosotros, esto pudiera representar una crisis porque no tenemos idea de que hacer frente a ese fin o sentimos que no podemos escapar a él, pero desear la continuidad, es apegarse a la esperanza que evade a la realidad en el presente y aferrarnos a un pasado solo por miedo a un futuro desconocido, solo cuando terminamos con esos patrones, damos fin a todo eso, podemos reiniciarnos realmente, renacer, puedo dar paso a lo nuevo en mí, asumir la muerte de lo rancio, perecedero e irreal en mí, me da la oportunidad de lo fresco, nuevo y verdadero, nos da el chance de una real transformación que trae consigo una nueva sociedad, una nueva humanidad, un nuevo mundo. Lo importante no es saber cómo vivir mañana ni saber cómo debimos haber vivido ayer sino saber hoy, cómo vivir hoy, ver, comprender y aceptar las cosas tal como son ahorita, en este momento y en esta realidad que me acontece.

Revolución

Algunas revoluciones intentando acabar con las desigualdades lo que han logrado es generar nuevas desigualdades, es imposible que seamos iguales, ni por que nos clonen, en principio, orgánica o genéticamente un clon pudiera ser casi idéntico pero el solo hecho de manejar o manipular el material genético de un clon ya establecería diferencias, el posterior desarrollo de ese ser humano, su alimentación, su interacción biológica y social lo haría distinto. En el caso de gemelos, aunque tengan muchas semejanzas físicamente, tampoco pudiera afirmar que uno es igual al otro. Entonces es imposible una supuesta igualdad entre los seres vivos y no siendo iguales, menos pudiera afirmar que hay ser vivo superior o inferior a otro. Nos resistimos al cambio y en ese resistir, hacemos “transformaciones”, cambios o “revoluciones” para no cambiar esencialmente nada en nuestras vidas, cambiamos parejas, empleos, lugar de residencia, vehículos, vestimenta, peinados, color de cabello, hasta autoridades, gobiernos, etc., para hacernos creer que hemos cambiado algo y en esencia seguimos sin cambiar desde quien sabe cuándo.

Revolución es una palabra de esencia infinita y se realiza o materializa en cada uno de nosotros, con mujeres y hombres realmente de nuevo tipo que asumamos la responsabilidad consciente de nuestro pensar, sentir y hacer, y es en este momento de la humanidad una necesidad vital que se materialice, como un proceso zigzagueante pero de constante avance, una revolución real devenida desde el individuo, desde lo interno de cada uno de nosotros hacia nuestro mundo, nuestra cotidianidad, hacia nuestras formas de relacionarnos con el mundo real que palpamos en nuestros hijos, padres, esposas, vecinos, compañeros de trabajo, de estudios, etc., una revolución real que solo puede originarse en el amor real, amor que implica comprensión y respeto hacia nosotros mismos y hacia quien de la forma que sea se vincula con nosotros. En algún momento de la historia los seres humanos empezamos a buscar ser libres y ya llevamos siglos y siglos en eso, veamos a esta tierra como lo que es, el hogar más hermoso en todos los universos y materialicemos hoy nuestra real libertad. Mientras estemos aquí, podemos hacer revolución en cada instante de nuestro mundo real, en cada uno de nosotros. Pareciera que con todos los movimientos de masas que se están presentando en el mundo, la revolución individual que se está dando en algunos no tuviera impacto, sin embargo, muchos que en el ayer fuimos parte de corrientes, de masas, militantes, creyentes de tendencias políticas y/o religiosas, hoy ya no lo somos, ya no somos parte oxigenantes de esos cardúmenes humanos, y esas, son solo algunas muestras de los impactos de una Rebelión Consciente que está pariendo una Revolución Individual y Mundial, que ha comenzado para consolidar a una real transformación social y humana.

No se trata de ser indiferente frente al sufrimiento propio y/o ajeno, todo lo contrario, de lo que se trata es sencillamente de terminar con el sufrimiento, de aceptar la realidad tal cual es, sin juicio, sin interpretación, sin resistencia ni apego y ver atentamente los toros (si es que toca verlos) desde la barrera, no hacen falta crisis o sufrimiento para los cambios, aunque esa haya sido nuestra historia, no hace falta depender de crisis para romper realmente los moldes que nos aprisionan, porque si nos movilizamos nada más porque fuimos empujados, quizás solo estemos siendo una hoja seca más arrastrada por el viento. Cuando dependemos de crisis o situaciones externas para hacer cambios, solo hacemos simples modificaciones, creyendo que estamos haciendo una verdadera revolución y lo que realmente estamos haciendo es, dándole continuidad a creencias y condicionamientos que como grilletes siguen encadenados a nosotros.

La responsabilidad de la transformación es individual, es de cada quien, las crisis, el sufrimiento, el pensar, sentir y hacer de cada quien, es responsabilidad de cada quien tanto como es responsabilidad de todos la situación de la humanidad en general, del mundo, nuestro mundo. Cada uno de nosotros decide transformar realmente su vida, la sociedad, el mundo o no, y honro y respeto la decisión y la vida de cada quien. Nadie va a cambiar realmente por decisión ajena y nadie es dueño de la verdad porque nadie se puede adueñar de lo vivo, libre y dinámico, y la verdad de ayer no es la verdad de hoy, ni será la de mañana, así finalizo estas líneas que he compartido con ustedes y que en otro momento continuaré porque como dije, este tema no se puede concluir ni en una ni en muchas entradas.

Les dejo un vídeo de una excelente y rebelde Banda de Rock venezolano para despedirme por ahora.


Un Abrazo a Todas y Todos y Gracias por haberse tomado el tiempo para leer estas palabras.
Main Image Rocker by Claudio Toledo on Flickr (CC BY 4.0) adapted text on the material

Acerca de Carlos Lara

Uno de los tantos seres que viviendo con libertad y amor practica el equilibrio entre el sentir, pensar y hacer. Perfectamente imperfecto, Padre de Victoria, mi Amada BB Bella, #TrabajadorSocial, Defensor de #NNA, Facilitador, #Renacedor, Editor Audiovisual, Multifacético, Felizmente soltero disfruto mi hacer, Soy Aquí y Ahora.
Más Entradas escritas por Carlos Lara

No hay comentarios:

Publicar un comentario