#TSocial y...

#TSocial y...

#TSocial y...

#TSocial y...

¡El Fin de lo que nos destruye!

Imagen del post ¡El Fin De Lo Que Nos Destruye!

Que no solo sea el Fin del Año 2015, que también sea el Fin de todo lo que nos destruye. Para poder, no solo decir que puedo hacer una u otra cosa, sino caminar en ese rumbo, dar pasos para alcanzar una situación deseada no basta siquiera con tener un análisis acertado de mi realidad concreta sino también empezar a caminar hasta donde quiero llegar. No basta que yo haga una lectura correcta de mi realidad y que idee en mi cerebro una “mejorada”. No puedo garantizar la Paz y la Armonía si apunto a la cabeza de otros con un AK-103, quizás logre dominar y someter temporalmente a otros generándoles impotencia, pero la Paz verdadera es imposible que la encuentre violentando la existencia a otros.
Como se habrán dado cuenta estoy hablando en 1ra persona, hablaré en 2da, 3ra, de forma impersonal y de la forma que sea, y eso no significa en mí una evasión de responsabilidad en cuanto a lo que señale,
son solos estilos variados que combino para expresarme buscando la generación de interrogantes en mí y en ustedes, así que espero esto quede tan claro como, a esta fecha deberían estar las aguas del rio Guaire. O mejor, tan claro como el aire puro que a la Gran Caracas regala el Avila y todos los árboles que aún viven en esta maltratada ciudad.

Sí, la maltratada Gran Caracas, desbordada de desechos, delincuentes y pobreza, de este a oeste, producto de esta sociedad de la que formamos parte, de esta sociedad en la que quienes somos ambiciosos y “vivos” (ágilmente egoístas) prosperamos cueste lo que cueste para alcanzar el éxito subiendo la Pirámide de las que les hablé en "La Alegría de Vivir, Desafíos y Obstáculos". Muchos vivimos para esto, para llegar a lo más alto que podamos. Intentaré graficar un poco con una especie de juego algo sátiro e irónico, sobre la vida de muchos de nosotros, empiezo el juego:

- imaginémos la Pirámide en una versión de muestra gratuita, tipo mediana o mejor, chiquita, casi de parque infantil y desde una vista aérea, tomada por un satélite o desde un Dronsito armado con una cámara (ojo, no con armas letales para asesinar a seres humanos como los que presuntamente usan medio oriente sino con una cámara filmadora), observaríamos desde el,

- tres lados que se achican en la medida en que se incrementa la altitud de la Pirámide, los escalones base más amplios y los de su parte superior más reducidos, bien,

- ahora imaginemos también que solo tres personas caben por cada lado en su escalón base, sumando a un total de nueve personas y son siete escalones a subir para alcanzar la abundancia material o espiritual, o en combo de dos por uno

- los participantes son (nada más) 300 personas en total, quienes están esperando alrededor de la Pirámide y de forma equidistante para correr a ella e intentar llegar a la cima del éxito cuando empiece la competencia, cuando suene la diana,

- el que se mantenga al menos 30seg fuera de la Pirámide pierde y pa’ los leones

- quienes se mantengan al menos 30seg en el escalón base, en este caso el escalón n°1 reciben 60 latigazos,

- los que se mantengan en el n° 2 reciben 50,


- en el n° 3 reciben 40,

- en el n° 4 reciben 30,

- en el n° 5 reciben 20,

- En el n°6 Señoras y Señores! ¡Reciben una módica cantidad de solo 10 latigazos y ese exitoso personaje que se mantenga en la cima, en la cúspide del poder, en el séptimo escalón, será quien reparta los latigazos, les dé la comida prevista a los 50 pobres y hambrientos leones y espera!

¡no solo eso!

¡Aunque tú no lo creas el ganador también será el exclusivo acreedor
de una isla llamada Petropical con licencia para hacer con ella y con millones de borregas y borregos, absolutamente todo lo que quiera!..

El Circo Romano, la Santa Inquisición y este juego se quedaron Pendejos frente a la realidad de Venezuela y el mundooo!

Bueno, bueno, un poquito de seriedad y menos sarcasmo,

¿Qué pasa si seguimos participando de este juego? Vamos a seguir atropellando a muchos, nos van a atropellar, no vamos a resolver nuestros problemas y menos los de esta sociedad, mientras nos empeñemos en subir esa pirámide para ser quienes no somos, habrá mártires, víctimas y victimarios, habrá la explotación del hombre por el hombre, la pobreza y todos los males que nos hacen daño seguirán siendo el día a día. La muerte es parte de la vida, pero cegar la vida de otros no puede ser propio del nuevo mundo que pretendemos construir la mayoría de los seres humanos.

Hemos participado de la construcción de nuestro mundo, nuestra sociedad, de nuestro personaje, nuestras sociedades se han edificado con nuestras familias, con nuestros hogares, con un sentido egocéntrico exacerbado que garantizó la naturalización que hicimos del sentido de pertenencia, de propiedad por los objetos inanimados y hasta por los seres que nos rodean, asumiéndonos a nosotros y a los otros como objetos usables, utilitarios y no como a individuos, como a seres humanos libres y responsables de su libertad, “reconocemos” al otro solo en la medida en que nos permite dominarlos, nos dividimos dentro de las familias, nos dividimos de las otras familias, establecimos un orden, una estructura con autoridades, dominados y dominantes, normas, leyes, naciones, legitimamos la violencia, la competencia y la explotación, siendo esto así, como consecuencia se nos presentan contradicciones, antagonismo, y su reproducción en casi todos los escenarios de nuestras vidas, cambiando una y otra vez de explotadores pero manteniendo la misma forma de relación, sirviéndonos el mismo trago en una copa distinta, cambiando solo apariencias para no cambiar lo esencial, así nos relacionamos, así se relaciona el mundo, si soy más “vivo”, más “pila”, más ambicioso y por tanto competitivo, tengo poder y autoridad sobre otros, los aparto, los piso y sigo subiendo la destructiva pirámide que me da “energía”, “poder”, creamos nuestras normas para dominar, tumbamos al que está un escalón arriba para ocupar su lugar y hacer lo que este hacia y así vamos reproduciendo este status quo, este “orden” donde la constante son las contradicciones, la confrontación, el conflicto.

No revisamos la forma en que nos vinculamos, en que nos relacionamos. No nos damos cuenta que estamos conectados, que es imposible vivir aislados unos de otros y menos aún que parte del problema está en cómo nos relacionamos, sin embargo, nuestro accionar pareciera que constantemente apunta a destruimos. Intentamos muy poco comprender la relación que hay entre unos y otros, y esa incomprensión alimenta la confrontación entre nosotros. Se nos hace casi imposible comprender lo que nos une y por ello, dominamos y permitimos nos dominen, nos aterra la posibilidad de estar solos y para evitarlo, buscamos poder jugando a la pirámide, el temor nos invade, la libertad desaparece y con ella la posibilidad de una relación verdadera y autentica sin explotados ni explotadores, sin dominados ni dominadores, sin mártires, víctimas y victimarios.

La mayoría de los seres humanos en el mundo no profundizamos en el miedo que nos produce la soledad y nos relacionamos de forma destructiva, jugamos como frenéticos salvajes a la pirámide y además asumimos como natural la división, el conflicto y la destrucción entre nosotros. No nos damos cuenta que mientras profundicemos en ese miedo nos acercamos a nuestra libertad y seguimos destruyéndonos, creando un mundo espantoso donde los seres humanos nos matamos por dominar al otro, por imponernos a través de una relación piramidal competitiva donde explotamos y somos explotados. Incluso a nuestros niños intentamos imponerles nuestros dogmas religiosos y políticos, les enseñamos a competir, a compararse con otros, a destruirse y a destruir a otros, les brindamos un mundo donde cualquier argumento es válido para quitar la vida a otros, donde cada uno está luchando contra el otro, donde hay pobreza extrema, enfermedades, donde exigimos paz y respeto a la vida asesinando, encarcelando y torturando.

Tenemos que ver la realidad tal cual se nos presenta, tal cual la hemos construido, sin maquillajes interpretativos que esconden los hechos que la conforman, sin vendas religiosas de vieja era o de religiones de supuesta nueva era. El ser que más destrucción ha causado a la humanidad y al mundo ha sido el propio ser humano y por ello, es sumamente necesario que quienes vivimos en Venezuela, en esta sociedad que está atravesando una crisis con los elevados niveles de antagonismo y polarización política, hagamos mayores esfuerzos por comprender que la humanidad en general no puede seguir jugando a la pirámide, no tenemos por qué seguir destruyéndonos. Por más antagónica que sea una diferencia en Venezuela, quienes vivimos en estas tierras debemos reflexionar, profundizar, y decidir si vamos a seguir siendo partes de un juego piramidal que está destruyendo a niveles inimaginables la forma en que nos relacionamos los venezolanos.

En nuestro país todos queremos poder, muchos queremos quitar a otro para subir en la pirámide, muchos queremos destruir a quien quiere quitarnos del escalón, muchos no hacemos conscientes que estamos destruyendo nuestras vidas y las de los otros, porque cuando no logramos comprender la importancia de la libre existencia de los otros, es porque ni siquiera comprendemos la existencia propia, es porque ni siquiera llegamos a valorar nuestra estancia, nuestra presencia, nuestra vida, nuestro cuerpo físico, nuestra espiritualidad, nuestro pensar y nuestro accionar, por eso nuestros miedos, por eso nuestra necesidad de dominar y aplastar, por eso nuestra necesidad de ser dominados.

Todos queremos ser lo que no somos, tener lo que no tenemos, todos queremos títulos, ascensos, posiciones políticas o religiosas, todos queremos más dinero, más bienes materiales, aumentar el número de personas con las que tenemos encuentros sexuales, queremos consumir cada vez más drogas legales e ilegales y asumimos que eso es parte de nuestra naturaleza asumimos que todo esto es normal y natural en nosotros. No nos cuestionamos nada esencial, no profundizamos, hacemos como los monitos, nos tapamos los ojos, los oídos y hasta la boca, pareciera que nos cuesta mucho revisar, pero si lo hiciéramos, es posible que nos diéramos cuenta que en nosotros hay un profundo miedo a que nos abandone nuestra pareja, a percibir poco dinero, a quedarnos desempleados, es posible que observemos un profundo miedo a perder, a ser quienes somos realmente, a abrazar y a disfrutar lo que somos, por lo que nos carcome la ambición de ganar, de poseer, de dominar o ser dominados tanto que no nos importa el otro ni quienes somos realmente sino la imagen de quien queremos ser, de lo que queremos tener, evadimos nuestro temor, escondemos nuestra cabeza como un avestruz y buscamos fuera lo que ni siquiera intentamos buscar en nosotros mismos.

No hay amor real, no hay compasión verdadera, no vamos al encuentro con nosotros mismos y, por lo tanto, muchos ni siquiera llegamos a amarnos a nosotros mismo, si no nos conocemos, si no nos contemplamos, no nos escuchamos, no nos vemos, no nos hablamos, si no nos sentimos ni comprendemos, dudo que podamos amar lo que somos realmente. Nuestro propio miedo si nos muestra algo de nosotros, pues no pasa de ser una fealdad, entonces ni siquiera llegamos a ser auténticos. Cualquiera que muestre una pizca de “poder”, de superioridad, es un candidato a imitar, a seguir, un candidato para que nos domine y si se descuida, un candidato para luego ser dominado. Entramos al juego de la pirámide y reproducimos una inhumana y salvaje sociedad. El mundo, Venezuela y nosotros ya tenemos suficiente de esto, no podemos seguir destruyéndonos, necesitamos hacer una rebelión consciente a lo interno de cada uno de nosotros que impulse una verdadera revolución en el mundo que de fin a la sociedad destructiva que hemos construido.

Disfrutar de la riqueza material, de la abundancia, no es malo tanto como no es bueno o malo el que es pobre (materialmente hablando), como dije antes, la cosa está en cómo nos relacionamos con el mundo, con los otros a partir del vínculo que existe con nosotros mismos, a partir del yo con yo, del conocimiento y la comprensión de lo que somos, la cosa está en que si amo lo que soy y lo que hago no habrá juego piramidal en el que participe, porque si he logrado comprenderme y amarme realmente, la libertad será mi compañera, podré amar y honrar la presencia del otro sin ser su mártir, víctima o victimario, sin ser su explotador o explotado, sin ser su dominador o dominado. Hacer algo que uno ama realmente con todo su ser, hacerlo de forma excelente, con pasión, de forma autentica, integra y en pleno equilibrio con el sentir y el pensar propio, no es caldo de cultivo de ningún miedo, ni es ambicioso, ni es destructivo para nadie.

Fin del Añooo 2015! Por fin! El final del 2015 y el comienzo del 2016, amemos lo que hagamos y hagámoslo toda la vida, sin competir ni destruir a nadie, disfrutemos todo lo que hagamos y que no solo sea un año nuevo, que también sea un nuevo mundo, una nueva Venezuela. Que también sea el Fin de las mentiras, las medias verdades, las afirmaciones (más bien negaciones de la realidad), de los decretos sacrosantos. Que sea el fin de los robos, el fin de los asesinatos a mujeres, hombre, niñas y niños, que sea el fin de la hostilidad inhumana y la violencia política en el discurso y en la acción, el fin del maltrato a las mujeres, que sea el fin de los ajusticiamientos y con el respeto que se merecen todos los países, que finalicen en nosotros los venezolanos el complejo de Chino, Gringo, Ruso, Iraní o Ucraniano para el diseño de las políticas y que sea el inicio de un año donde seamos realmente auténticos en el análisis concreto y en la elaboración de políticas, planes, programas y proyectos para Venezuela, que sea el fin de la trampa, la solidaridad mecánica, el compadrazgo y la corrupción en general, que finalice nuestra ciega obediencia a llamados para confrontar Pueblo contra Pueblo, que si los dirigentes políticos quieren violencia pues que sus dirigentes se suban a un ring y vivan de alguna forma lo que quieren hacer vivir al pueblo venezolano, que sea el fin de los libretos prehistóricos y novelescos de mártires, víctimas y victimarios… que sea el ¡El Fin de lo que nos destruye!

¿Hay odio y rencor en mi?
No, rabia y tristeza si, si y fluyen en mi porque soy humano y amo mi humanidad, mi sentir, mi pensar y hacer por lo que no me tapo los ojos ni me engaño a mí mismo con mentiras propias o ajenas.

2016! Bienvenido Año Nuevo! deseo que podamos dejarnos de Pendejadas y revisemos nuestra capacidad real de amarnos y honrarnos a sí mismos y a los otros, espero que seas tiempo de acciones correctas, que desde el amor se transforme realmente a este mundo en un hogar lleno de Paz y Armonía para absolutamente todos los seres vivos Ah! y como les dije en el post navideño, hoy también se estará transmitiendo música navideña y de fin de año tradicional, Gaitas Zulianas, Billo’s, etc. en #TSocialyRadio luego continuaremos con la habitual programación musical, Rock, Pop, Ska, Reggae y otros géneros.

Para terminar este post, quería decirles que, cuando nuestra rebelión sea consciente y provenga de lo interno de cada uno de nosotros es posible que veamos lo que es una verdadera y merecida Revolución, es posible que veamos a las mujeres y a los hombres nuevos que nuestro mundo necesita solo con pararnos frente al espejo.

Nota: "Pendejo" es una palabra legitimada en Venezuela por uno de sus grandes Intelectuales, Arturo Uslar Pietri y además aparece en la Real Academia Española y en este contexto significa literalmente lo que significa, particularmente no fui nada simbólico ni irónico con esta palabra y les dejo esta valiosa frase de un gran ser humano:

“Los ciudadanos honestos los no corruptos son, en algunos casos, calificados como pendejos. Los honestos somos pendejos”.


Arturo Uslar Pietri

Disfruten este video de Candy66, otra excelente Banda Venezolana que se escucha en #TSocialy Radio y ¡Otro Abrazo sincero para todas y todos! Ahora si, chauuuu... me fuíííííí!..

 

Acerca de Carlos Lara

Uno de los tantos seres que viviendo con libertad y amor practica el equilibrio entre el sentir, pensar y hacer. Perfectamente imperfecto, Padre de Victoria, mi Amada BB Bella, #TrabajadorSocial, Defensor de #NNA, Facilitador, #Renacedor, Editor Audiovisual, Multifacético, Felizmente soltero disfruto mi hacer, Soy Aquí y Ahora.
Más Entradas escritas por Carlos Lara

No hay comentarios:

Publicar un comentario