#TSocial y...

#TSocial y...

#TSocial y...

#TSocial y...

Corrupción y Deshumanización en Venezuela

Corrupción-y-Deshumanización-en-Venezuela


La humanidad entera es corresponsable de la situación en la que se encuentra ella misma, el avance de variantes del nacional socialismo en América y el mundo, el avance del hambre, los secuestros, los exterminios, las masacres, desapariciones forzadas, enfermedades, homicidios, el incremento de la pobreza, la prostitución, el narcotráfico y la corrupción es responsabilidad de todas y todos, la forma en que nos relacionamos, la forma en que nos vinculamos unos con otros contribuye a la construcción de la realidad social en la que nos encontramos, eleva o disminuye la fortaleza de Dictaduras, Democracias o de híbridos de estas, fortalece o debilita el actual status quo.

Estar atentos, observar y señalar la corrupción y el proceso de deshumanización en Venezuela y el mundo no significa necesariamente que estemos proyectando conflictos internos o individuales, no es correcto vendarnos los ojos o andar con gríngolas presumiendo que todo es "positivo" y está lleno de "amor y paz" cuando la realidad golpea a los seres humanos hasta matarlos de hambre, con balas o con enfermedades curables solo en situaciones adecuadas.

Ser corresponsables no significa que si un individuo a asesinado a otro, seamos por tanto, igualmente responsables, aunque este hecho haya sido cometido por nuestra pareja, madre o padre, hija o hijo, aunque seamos de alguna forma corresponsables, las responsabilidades evidentemente no son las mismas, tener la capacidad y disposición de ver los hechos tal cual suceden a nuestro alrededor no necesariamente significa que seamos los protagonistas principales de la novela de drama y dolor que se está materializando en nuestro contexto, significa más bien que siendo compasivos, hemos podido despertar, abrir los ojos y ver la realidad a lo interno y a lo externo tal cual es sin embustes exotéricos de vieja o nueva era.

Estar conscientes de nuestra realidad a lo interno y externo implica observar como seres humanos la totalidad y la totalidad nos está mostrando hechos frente a los que permanecer indiferentes sería incorrecto. Dar pescado al hambriento o enseñarlos a pescar quizás no sean opciones contrapuestas y excluyentes una de la otra.

Tener la capacidad de ver y responder frente a los hechos que nos destruyen como seres humanos significa que hemos podido tener consciencia de la gente que no puede alimentarse correctamente, de la gente que muere por no tener medicinas o una atención médica adecuada, de la brutal y descarada discriminación social y política.

Si hemos logrado despertar, si hemos logrado medio abrir los ojos, pues no le echemos tierrita al muerto para ocultarlo, tampoco lo metamos bajo la alfombra y cerremos los ojos para caer de nuevo en los brazos de Morfeo, aunque maquillemos la realidad desde la política, la religión o desde cualquier creencia o absurda interpretación, la realidad será para la alegría o tristeza de algunos, lo que es, la realidad. Siendo el Día Mundial de la Poesía esta no puede faltar:

Primero vinieron a buscar a los comunistas
y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos
y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas
y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos
y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces,
ya no quedaba nadie que dijera nada.

Friedrich Gustav Emil Martin Niemöller (1892-1984)
 
Seguimos, una transformación social, revolución o cambio social real, verdadero surge de la transformación a lo interno de los individuos. Una espiritualidad, ideología, discurso o palabra que contiene al cielo, a una sociedad paradisiaca por un lado y por otro un accionar que genera tormentos, infiernos, relaciones sociales destructivas, no nos mueven a ninguna situación armónica, consciente y beneficiosa a nosotros mismos y menos a quienes están en nuestra periferia.

Nuestro pensar, sentir y hacer impactan a la sociedad, al mundo y viceversa, por lo que considero necesario conocernos a nosotros mismos para conocer al mundo y conociéndonos realmente daremos inicio a rebeliones internas frente a creencias, dogmas y condicionamientos mentales que impiden la materialización de procesos de transformación real en nuestras vidas.

Una revolución, una verdadera transformación social y humana, un cambio real, no es como algunos “amores” a primera vista o esos donde personas se convierten en pareja por solo imaginar, pensar que la otra persona es el ser ideal para hacerle compañía, insisto, una verdadera revolución no es como algunos creen y asumen.

Voy con unos de mis ejemplos o cuentos, de esos que sacan una sonrisa o sacan la piedra :), erase una vez un amigo mío, al despertar una mañana se dio cuenta que no estaba en su cama, su cuarto, su habitación, tenía un leve dolor de cabeza y sorpresa, además se da cuenta que a su lado está una mujer, recordó que en la noche anterior había estado tomando con una chama algo distinta, al menos más joven (aparentemente), y pensó que quizás con ella hubiese pasado la noche pero, el amanecer fue toda una sorpresa, quien le acompañaba rompió el silencio y le dijo:

¡Que loco eres!
Corrupción-y-Deshumanización-en-Venezuela
¡Me observas como demasiado y eres incapaz de pronunciar una sola palabra después de todo!,
y el sin pensarlo, pregunta:
Epa! ¿Y la chama que estaba conmigo anoche?...


hasta allí llego el hechizo, después les cuento cuantos objetos de esa desconocida habitación se convirtieron en OVNIS, cuantos se estrellaron contra la humanidad de mi amigo y cuantos impactaron a sus alrededores , en otro post quizás les cuente el final que no fue tan feliz como las novelas de TV mexicanas, colombianas o venezolanas ni como los clásicos de Disney, pero en este caso, al menos a mi me sirve de ejemplo y de seguro la mayoría comprenderán lo que pretendo señalar, a veces tenemos ideas de personas, eventos, gobiernos, etc., y entre tantas cremas, maquillajes, extensiones, lentes de contactos y que se yo, pues terminamos hasta emparejados con personas que pueden ser totalmente dañinas para nuestras vidas, tanto como terminamos legitimando regímenes que destruyen nuestra propia humanidad, pero como dije, entre tantas cremas, maquillaje y demás, pues a algunos quizás les parezca bonita la cosa, aunque la realidad haya sido y sea otra.

Descripción Importe
Bebidas espirituosas y pasapalos 200 Mil Bs
Noche en modesto Hotel con desayuno  86 Mil Bs
Alimentos y Bebidas adicionales 10 Mil Bs
Estar atentos para ser responsables… No tiene Precio.


Hay muchas cosas que nos toca descubrir en nosotros, por ejemplo, a estar conscientes sin dejar de ser libres, lo que nos lleva a no dejar de lado el disfrute responsable de cada momento de nuestras vidas para que así nuestro accionar al menos sea correcto para nosotros mismos. Tomar las decisiones correctas pasa por que además de estar atentos sepamos incluso decirnos a nosotros mismos No, cuando para nuestro beneficio o protección así lo consideremos. Como en otras oportunidades he dicho, aunque por momentos sea compartida la responsabilidad, somos los principales responsables de nuestro sentir, pensar y hacer. Me parece que este post va a quedar un poquito más largo de lo que esperaba, por lo que vamos hacer una pausita al ritmo que llevamos con este hermoso poema:

No
No es no, y hay una sola manera de decirlo.
No.
Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos.
No, se dice de una sola manera.
Es corto, rápido, monocorde, sobrio y escueto.
No.
Se dice una sola vez,
No.
Con la misma entonación,
No.
Como un disco rayado,
No.
Un No que necesita de una larga caminata o
una reflexión en el jardín no es No.
Un No que necesita de explicaciones y justificaciones,
no es No.
No, tiene la brevedad de un segundo.
Es un No, para el otro porque ya lo fue para uno mismo.
No es No, aquí y muy lejos de aquí.
No, no me deja puertas abiertas ni entrampa con esperanzas,
ni puede dejar de ser No, aunque el otro y el mundo
se pongan patas arriba.
No, es el último acto de dignidad.
No, es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes.
No, no se dice por carta, ni se dice con silencios,
ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha,
ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos;
ni con pena y menos aún con satisfacción.
No es No, porque no.
Cuando el No es No, se mirará a los ojos y el No se descolgará
naturalmente de los labios.
La voz del No, no es trémula, ni vacilante, ni agresiva y no deja duda alguna.
Ese No, no es una negación del pasado, es una corrección del futuro.
Y sólo quien sabe decir No puede decir Sí.
HUGO-FINKELSTEIN
 
Después de este sabio poema continuo, cuando digo que somos los principales responsables de nuestro sentir, pensar y hacer no significa que seamos entes aislados, jamás haría semejante afirmación.

Hablando de acciones correctas, el mundo y particularmente Venezuela atraviesa una crisis general que se incrementa con el solo pasar de los días, una crisis que definitivamente está destruyendo la humanidad de muchos venezolanos, y no digo esto de manera simbólica, en este caso es literal, los pensamientos, sentimientos y acciones de muchos en este país están llenos de tanto odio que terminan siendo hostiles frente a la vida de cualquier ser vivo, la inhumana escases material es acompañada por la escases espiritual, llevándonos a una especie de round robin que no es juego, un todos contra todos donde perdemos todos, donde pareciera que, lo importante es lograr la destrucción del otro, quien ni siquiera se encuentra del otro lado del mundo o en el norte, nooo, al lado nuestro, en la urbanización vecina, en el barrio vecino, edificio, apartamento, en la casa, en el escritorio, en la silla, en el pupitre, al ladito, ahí mismito pues, Ahh! Que exagerado! Pobechito Carlitos, ta’ loco. sé que algunas personas están sonriendo porque algo parecido paso por sus mentes, pero repito algo que va en mi desde el momento en que decidí nacer (en vez de hacerme un buen nudito con mi cordón umbilical alrededor de mi cuello), en una sociedad tan destructiva y enferma, prefiero ser “loco”, desadaptado o simple y llanamente el ser libre y feliz que soy.

La actitud de muchos está fuera de los límites de lo que pudiéramos llamar humanidad, estamos a nivel de terapia intensiva, perdidos y no terminamos de encontrarnos, ni siquiera nos damos cuenta de lo destructivo que somos porque ni siquiera intentamos revisar nada en sí mismos, a eso se suma la predisposición natural y comprensible frente a algunas terapias cuando estas son envueltas y trastrocadas por dogmas religiosos, existe predisposición frente a todo lo que lleve consigo la palabra “espiritual” por la cantidad infinita de estafadores de “nueva” o vieja era, existe predisposición entre otras cosas frente a la palabra “alma” por las cantidades industriales de fanáticos religiosos que la utilizan como bandera en sus frenéticos discursos, digo sermones, hay predisposición incluso hacia lo que lleve consigo la palabra “alma” por la fuerte influencia cultural y académica que aun poseen paradigmas epistemológicos que emergieron en el siglo XV, y entre otras cosas, por lo que afirmaba Jung, las personas hacen lo que sea, no importa lo absurdo, para evitar enfrentarse con su propia alma.

Pero definitivamente es urgente que nos reencontremos, que nos demos cuenta que destruir al otro es destruirnos a nosotros mismos, que no es sobre la base de la miserable, destructiva y falsa “viveza” del venezolano que vamos a superar crisis alguna, no es sobre la base de construir una coherente mentira sobre la realidad de Venezuela y asumirla como verdad, necesitamos pisar tierra y asumir que hay una crisis humanitaria que no permite a los seres en estas tierras garantizarse sus derechos fundamentales y satisfacer necesidades básicas como el de la alimentación.

No hace falta recurrir a políticos salvadores, a maestros “ascendidos”, a terapeutas, al Chapulín Colorado, a Po el Oso Panda o a su Maestro Shifu para reencontrarnos con nosotros mismos, nadie puede conocerme más que yo mismo, nadie puede conocerte más que tú, somos libres y es necesario que ejerzamos nuestra libertad responsablemente sin destruirnos a nosotros mismos, sin destruir a otros y sin permitir que otros nos destruyan y asumir corresponsablemente el establecimiento en paz de un nuevo orden que no restablezca privilegios a viejas castas de venezolanos explotadores ni que mantenga los privilegios de nuevas castas que han privatizado para sí mismos los recursos que son de todo un colectivo llamado Venezuela.

Existen avanzados procesos de deshumanización a los que se les intenta maquillar y disfrazar con mantos ideológicos, procesos reales que no pasan de ser ideas, sentimientos y acciones destructivas de nuestra humanidad. La pregonada idea de hombre de nuevo tipo, pareciera que hoy ya no es solo de un tipo, sino más bien diversos tipos de humanos que vamos, unos pocos revisándonos, renaciendo y haciendo consciencia de quienes somos y de nuestro papel, y otros muchos que tristemente nos deshumanizamos a niveles extremos de convertirnos (en nuestro pensar, sentir y hacer) en como ya he dicho, destructores de nuestra propia humanidad.

Hay tres (3) situaciones que evidentemente catalizan nuestra destrucción, la abundancia material acumulada sobre la base de la corrupción, la estafa o perjuicio de otros, la escasez material y por supuesto la miseria espiritual, decir que estas situaciones nos llevan a un estado semejante al de los seres humanos de la sociedad salvaje sería una ofensa innecesaria y desubicada a nuestra humanidad. Pero decir que nos deshumanizamos a niveles de convertirnos en seres extremadamente hostiles y peligrosos para su propia especie y cualquier otro ser vivo no sería para nada una exageración.

¿Cómo? Somos destructivos al considerar al otro como un ser superior o inferior con la autoridad para dominarnos o con la sumisión suficiente como para que lo dominemos. ¿Cuándo? Pues cuando hacemos a los otros lo que no nos gustaría nos hicieran, somos destructivos, cuando hacemos leña del árbol caído, es decir, cuando en vez de apoyar a quien caído nos pide apoyo, lo que hacemos es intentar utilizarlo como un simple escalón para elevar o incrementar nuestra “abundancia”. ¿Dónde? en nuestro mundo, en nuestro país, en nuestros lugares de estudio, empleos, comunidades, en nuestras “familias”, en nuestro aquí y ahora, en nuestro presente.

Hay infinidad de situaciones demostrando que esto sucede en este mundo, en nuestro país, al vulnerar el derecho a la alimentación, al crear las condiciones para quitarles la posibilidad a muchos de adquirir una vivienda digna con sus propios medios, al preparar un caldo de cultivo para el malandraje, el narcotráfico y la prostitución, al negar las posibilidades de ejercicio profesional, al vulnerar el derecho al empleo, al atropellar el derecho ajeno con el “derecho propio”, al negar lo que somos, seres incomparablemente únicos en una diversidad que no nos hace ni más ni menos que otros por el simple hecho de ser distinto, como mencioné en el post ¿Libres o Esclavos? "somos realmente distintos, tan distintos como lo son las variadas y distintas olas que hay en el mar".

Muchos seres que nacieron en estas tierras lamentablemente han tenido que emigrar, unos en calidad de exiliados políticos, otros en calidad de exiliados sociales, seres que buscando garantizarse la movilidad social ascendente de forma independiente y sin que les vulneren su dignidad han decidido buscar en otras tierras lo que aquí le es casi imposible.

Hay un ser que catalizó procesos sociopolíticos importantísimos en Latinoamérica, procesos que inclusive llegaron a impactar más allá de este continente, con todo el respeto que se merece, citaré algunas de sus palabras para que si lo permitimos contribuya en esa profundización o proceso reflexivo que a esta altura del post se está dando en nosotros.

"La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente."
Simón Bolívar
 
Cita extraída del Discurso ante el Congreso de Angostura del 15 de febrero de 1819.

El temor a profundizar en como pensamos, sentimos y actuamos no nos permite conocernos y siendo así, no podemos ni cambiar ni transformar nada aunque nos asumamos transformadores, revolucionarios o gurúes iluminados.

Queremos profundizar en el mundo y no somos capaces de siquiera observarnos a nosotros mismos, de observar a lo interno de nuestra individualidad cuando nos encontremos a nosotros mismos nos encontraremos con el mundo y quizás en ese momento podamos facilitar la transformación de algo, insisto en facilitar porque solo podemos ser catalizadores de procesos de quienes nos hayan permitido estar en su tiempo y espacio para ser participantes de su proceso individual de transformación.

Listo por ahora, me despido agradeciendo que hayan llegado hasta aquí en la léctura, Un Abrazo para Todas y Todos y por supuesto Feliz Día Mundial de la Poesía y del Trabajo Social, les dejo un vídeo con motivo de esta celebración, preparado por el equipo de Todo Trabajo Social.
 

Acerca de Carlos Lara

Uno de los tantos seres que viviendo con libertad y amor practica el equilibrio entre el sentir, pensar y hacer. Perfectamente imperfecto, Padre de Victoria, mi Amada BB Bella, #TrabajadorSocial, Defensor de #NNA, Facilitador, #Renacedor, Editor Audiovisual, Multifacético, Felizmente soltero disfruto mi hacer, Soy Aquí y Ahora.
Más Entradas escritas por Carlos Lara
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario